top of page
Buscar

Gobierno de México sospecha que los secuestros fueron una confusión



El secuestro de cuatro ciudadanos estadounidenses, que culminó con el asesinato de dos de ellos en Matamoros, apunta a una acción del Cártel del Golfo, que presuntamente los confundió, de acuerdo con la principal línea de investigación de las autoridades, perfilada por el fiscal general de Tamaulipas, Irving Barrios.


El funcionario confirmó que los cuatro extranjeros fueron localizados en una casa ubicada en la comunidad la Lagunona, del ejido El Tecolote, ubicado a las orillas de Matamoros, rumbo a Playa Bagdad, donde eran vigilados por un hombre de nombre José “N”, de 24 años y originario de Valle Hermoso, Tamaulipas, quien ya se encuentra declarando ante el Ministerio Público. Sin embargo, reconoció que no contaban con elementos para determinar que se trate de un miembro del Cártel del Golfo.


Por la mañana, la primera versión de que los estadounidenses habían sido localizados provocó que la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, interrumpiera al Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina, para advertirle: “Estoy con el gobernador, y que ya los encontraron”.


Enseguida, el Presidente le cedió la palabra al mandatario tamaulipeco, Américo Villarreal, quien vía telefónica confirmó que los secuestrados habían sido encontrados alrededor de las 8:00 horas.


Más tarde, en conferencia posterior, en la que estuvo el Gabinete de Seguridad y el gobernador Villarreal, el fiscal tamaulipeco explicó que los estadounidenses viajaron a México para que la mujer, identificada como Latavia Washington McGee, presuntamente se sometiera a una operación estética, cuando fueron secuestrados por un presunto error de grupos armados.


Ella es la única que salió ilesa. Indicios encontrados dentro de la camioneta en la que viajaban muestran que se sometió a pruebas de laboratorio, por lo que se refuerza la idea de un tratamiento quirúrgico.


Tampoco se pidió un rescate por ellos ni hay certeza de que se trate del Cártel del Golfo, dijo Irving Barrios: “No tenemos número de participantes exacto, es parte de las investigaciones y análisis; el grupo que se tiene conocimiento que opera es el Cártel del Golfo”.


A pesar de que la participación de este grupo delictivo se perfila como la principal hipótesis, hasta ahora “no se descarta ninguna de las posibles líneas de investigación sobre el caso”, aclaró la titular de la SSPC.


En este ataque murieron Shaeed Woodard y Zindell Brown, sin que se diera a conocer la causa, mientras que una mujer de origen mexicano, de 33 años, fue alcanzada por una bala perdida y murió, a pesar de que se encontraba a una cuadra y media del lugar, lo que hizo pensar a las autoridades que se trataba de otro hecho diferente, pero al final llegaron a la conclusión de que fue una víctima involuntaria del asalto, relató el gobernador Villarreal.


Tanto el fiscal como el gobernador descartaron la presencia de agentes de investigación de EU en territorio mexicano y señalaron que sólo colaboraron con sus contrapartes mexicanas.


“Las autoridades norteamericanas comenzaron a darnos información; como ya lo comenté, los nombres de los ciudadanos americanos y el motivo por el que se habían trasladado a esta entidad”, dijo el mandatario.

Se tiene identificado que los estadounidenses cruzaron el Puente Internacional de Brownsville a las 09:18 horas del viernes y el ataque se produjo alrededor de las 11:45 horas en el centro de Matamoros.


El gobernador añadió que los sobrevivientes, Latavia Washington McGee y Eric James Williams, recibieron atención médica y posteriormente fueron entregados a las autoridades de EU en el Puente Internacional que une a Brownsville, Texas, con Matamoros, alrededor del mediodía.


“De ellos, dos se encontraron sin vida; en tanto que dos más, una mujer de nombre Latavia “N” está ilesa; mientras que Eric “N” presenta una lesión por herida de bala en una de sus piernas”, añadió.


De acuerdo con Américo Villarreal, el grupo que privó de la libertad a los estadounidenses buscó llevar por diversos lugares a los detenidos para dificultar las tareas de búsqueda.


“Cabe hacer mención que, durante los tres días posteriores al hecho delictivo, las cuatro personas privadas de la libertad fueron trasladadas a diversos lugares, entre ellos una clínica, con el fin de crear confusión y evitar las labores de rescate”, dijo.

Las autoridades se apoyaron en las cámaras de seguridad del C-5, así como de grabaciones particulares, para dar seguimiento a los movimientos que realizaron los vehículos que participaron en este crimen.


Finalmente, una llamada recibida en el número de emergencia 089 y con el cruce de información, dieron con el lugar donde mantenían cautivos a los estadounidenses.


Comments


bottom of page