top of page
Buscar

En el Senado, existe mucha diferencia con lo que ocurría en sexenios pasados: AMLO


Las formas de aprobar cambios legislativos por el Senado distan mucho de las que se aplicaron para avalar las reformas estructurales en pasados sexenios, consideró el presidente Andrés Manuel López Obrador. El bloque opositor puede acudir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “no pasa nada. O sea, si van a convertir a la Corte ya por entero en su gran alcahueta, pues ya también se verá, diría el corrido”.


El mandatario salió en defensa de su movimiento al reconocer que en la reunión efectuada en Palacio Nacional antes de la sesión del Senado lo consultaron, “pero no me hicieron caso porque yo quería que dejarán ahí la pijamada, pero unos 15 días, un mes, para que vieran lo que se siente”, pero le convencieron que no era legalmente posible, pues ya se había levantado esa sesión.


No podría aplicarse la estrategia de detener el reloj legislativo ni era viable un periodo extraordinario porque debería avalarlo la oposición, que son mayoría en la Comisión Permanente. Rechazó que se hubiera incurrido en violentar las normas del Congreso porque “no hay mayoría calificada, que es lo que se necesita para hacer una reforma constitucional, pero sí hay mayoría simple, que es lo que se requiere para reformar una ley. Entonces, ¿dónde está la ilegalidad?”


De acuerdo con el Presidente no se reprodujeron viejas prácticas porque en este caso no se aprobaron en “sedes alternas” (lo hacían en Banamex, dijo) con la protección de la fuerza pública y en la madrugada, como ocurrió cuando privatizaron el petróleo. “¿Saben quiénes hacían esas leyes? Los abogados de las empresas extranjeras”.


Ante la insistencia en preguntas sobre un presunto desaseo en el proceso legislativo, insistió: “no somos iguales”, y anticipó que mañana acudirá a la conferencia la titular del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, a explicar la reforma ante las descalificaciones de que se pretende desaparecer este organismo “como cuando dijeron que el INE no se toca”.


López Obrador reiteró su crítica a la construcción de “elefantes blancos para los científicos”, o la transferencia de recursos para investigación que pararon en grandes empresas privadas, y ratificó sus comentarios al Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información: “¿Cuál transparencia? ¿Qué hicieron cuando saquearon al país? Nada. ¿Saben ustedes de algún caso desde que existe transparencia que ellos hayan dado a conocer? Ahora dicen: ‘Segalmex’. No, lo de Segalmex fuimos nosotros los que presentamos la denuncia. Ocultaban la información porque todos los que han estado ahí pertenecen al bloque conservador o son empleados de la oligarquía corrupta”.


Avaló el rechazo al último intento de designación de un comisionado del INAI porque estaba ligado a Transparencia Mexicana; “sí, (a) Federico Reyes Heroles, que ha vivido todo el tiempo del cuento de la transparencia. Imagínense, el instituto de la transparencia en el periodo de mayor saqueo en la historia de México. ¿Y qué ha hecho Federico y todos los demás?”


Reiteró sus diferencias con las aportaciones del gobierno de Estados Unidos para financiar a este tipo de organizaciones, “¡cómo le van a estar dando dinero a opositores a gobiernos legal y legítimamente constituidos! Es injerencismo. Con todo respeto, es muy difícil que Estados Unidos salga de la crisis en que se encuentran si no cambian sus políticas añejas, rancias.”

Comments


bottom of page