top of page
Buscar

AMLO exige a Biden un alto al apoyo a opositores


El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió ayer a su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, “su valiosa intervención” para evitar que Washington mantenga el financiamiento a organizaciones “abiertamente opositoras al gobierno legal y legítimo que represento, lo cual es a todas luces un acto intervencionista, contrario al derecho internacional y al respeto que debe prevalecer entre estados libres y soberanos”.


En la conferencia matutina de ayer, el mandatario dio a conocer una carta en la que informó al jefe de la Casa Blanca que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) sostiene el flujo de recursos a esas agrupaciones, e incluso lo aumentará.


En la misiva, se dice seguro de que su par estadunidense desconoce esa situación y ha mostrado ser respetuoso de la soberanía mexicana.


“Hace unos días se anunció que dicha agencia aumentará el presupuesto otorgado a las organizaciones opositoras a nuestro gobierno, como aparece publicado en la página oficial del Departamento de Estado. Estoy seguro de que usted desconoce este asunto y por ello le pido respetuosamente su valiosa intervención”, enfatiza en el escrito.


La víspera, López Obrador tocó el mismo punto y expresó su inconformidad con la subvención estadunidense a organizaciones como México Evalúa, Artículo 19 y Mexicanos contra la Corrupción.


No es la primera vez que el mandatario mexicano alza la voz por la entrega de esos recursos. En mayo de 2021, el gobierno de México envió una nota diplomática donde pidió a la Casa Blanca aclarar el financiamiento de la Usaid a Mexicanos contra la Corrupción, “un grupo opositor con fines políticos”.


Ayer, antes de leer la carta, el mandatario aseveró que, a diferencia del periodo de gobierno de Donald Trump, hoy “es cuando más estamos sintiendo injerencia”, aunque estimó que Biden no es el responsable, sino que viene de otros sectores del poder en Washington.


En ese sentido, recordó el hackeo a la Secretaría de la Defensa Nacional y el espionaje a otras áreas de su gobierno, acciones de las que en días pasados responsabilizó a agencias de Estados Unidos. Luego recomendó al Congreso de ese país investigar al respecto, porque esto “no ayuda para que haya relaciones de respeto”.


López Obrador admitió que pretendía no enviar la carta, y que el martes, en la reunión que tuvo en Palacio Nacional con la asesora de seguridad interior de la Casa Blanca, Elizabeth Sherwood-Randall, sólo pidió que la intérprete la leyera a la visitante.


Sin embargo, dijo, lo pensó mejor. “Aprovecho para ofrecer disculpas a la doctora Elizabeth, que ella es también muy amable y una extraordinaria diplomática, que busca que juntos enfrentemos problemas como el fenómeno migratorio y el tráfico de drogas, en especial lo del fentanilo. ¿Y por qué cambié de opinión? Porque, la verdad, siento que es muy prepotente, muy ofensivo (la actitud injerencista), y no me puedo quedar callado”.

bottom of page